Como enseñar a nuestros niños a meditar

nina-meditando

En este mundo tan acelerado, la meditación es un momento mágico, donde nos reencontramos con nosotros mismos, con nuestra esencia más pura, porque es allí, donde encontraremos todas las respuestas y todo el amor que buscamos. Solemos buscar el amor, la felicidad, la plenitud, en cosas externas, tanto materiales (auto, casa, ropa, etc.), como no materiales, puede ser desde una pareja, los hijos, un “titulo”, etc. y así, nos pasamos la vida… pero qué tan cerca y tan lejos a la vez estamos de la felicidad ¿no?, como les he comentado en otros posts, es que es así que nos enseñaron, debíamos tener todas esas cosas, para así, asegurarnos la felicidad plena… pero llegó el día, que las obtuvimos y nos encontramos sentados, pensando y nos dimos cuenta que no, no somos felices, al menos no plenamente… porque claro, la felicidad parte de uno, todo, en realidad, parte de uno, el equilibrio, la paz, el amor… Dios.

Meditando, nos damos ese tiempo para ingresar en nuestro templo, reconocernos nuevamente, reencontrarnos y es ahí, de donde va a salir toda nuestra luz, recuerden, primero ustedes, segundo su familia, tercero su comunidad. Es así el orden, ya que si dentro de ustedes no hay paz, amor, felicidad, equilibrio… ¿como dar algo que no tenemos?, ¿no?, si el día de mañana viene alguien y me pide que le regale algo específico, digamos, un aparto nuevo electrónico y yo no lo tengo, ¿es obvio que no se lo puedo dar no?, entonces, ¿porque tendría que ser diferente en el tema espiritual?, si yo no me amo, como puedo dar a alguien amor, si yo no me respeto, como puedo dar a alguien respeto…

Enseñar a meditar a nuestros hijos desde pequeños, es un regalo, vemos a niños sumergidos en nuestro “sueño”, niños escuchándonos hablar de trabajo, de que no tenemos tiempo y si estamos con ellos, les damos nuestro celular, tablet, televisión, etc. para que se distraigan.  Los niños están viviendo ellos también un stress grande, una suerte de depresión.  Crecen sin saber contenerse, gritan, se irritan fácilmente, no hacen caso y esos son mecanismos de respuesta hacia una falta de atención o a una falta de haber aprendido con amor y paciencia las herramientas necesarias para poder equilibrarse, calmarse, reconocer sus y los límites, tanto propios como los impuestos por la sociedad.

Cuando estemos con nuestros niños, estemos con ellos, al 100%, intentemos no ir al restaurante y darle el tablet, ¿saben que?, es bueno que los niños también se aburran de vez en cuando, porque lo que va a suceder es que comenzarán a dar rienda suelta a su creatividad y a su imaginación, la cual ¡es parte fundamental de ser niños!.  ¿Recuerdan cuando eramos chicos y mamá o los abuelos querían hacer la siesta y nos decían que no hagamos bulla?… ¡que aburrimiento no!, no sabíamos que hacer, pero justamente ahí era cuando inventábamos los juegos más divertidos, nos compenetrábamos con nuestros hermanos, creábamos lazos, ¡así que está bien aburrirse!

La otra vez les comenté de las nuevas escuelas humanistas que están apareciendo en todo el mundo, quería también pasarles este video, está en inglés, no lo he podido encontrar en español, creo que se los pasé hace un tiempo atrás en otro post, este es un nuevo proyecto de escuelas en la India, donde se está promoviendo el Mindfulness, esta técnica de meditación en los niños, la cual les enseña desde pequeños, a cómo estar conectados con su interior, con su Ser.  Recuerden, no somos seres humanos viviendo una experiencia espiritual, somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.

¿Y cómo podemos enseñar a meditar a nuestros hijos?,

1.- Primero, por el ejemplo, ellos aprender imitando nuestras acciones, sentémonos con ellos, designemos un lugar especial, de preferencia, siempre el mismo, podemos sentarnos en el piso o en una silla.

2.- Pidámosles que cierren los ojos y se concentren en su respiración, ese simple ejercicio, los ayuda a llevar la mente hacia el momento, el presente (lo cual cada vez, con la edad, se vuelve más dificil de lograr) y a ser conscientes de su propio cuerpo. La otra vez mi hijo me decía que no se había dado cuenta que el aire le bajaba por la garganta, osea, no había sido consciente de sentirla pasar por ahí antes, les cuento que le emocionó su descubrimiento :).  Podemos pedirle que respiren un par de veces y de ahí que abran sus ojos lentamente.

3.- Pidámosles nuevamente que cierren sus ojos y que escuchen lo que pasa a su alrededor, el sonido de los pájaros, del viento, que sientan los olores, las sensaciones que están viviendo, esto les ayudará a llevar la mente al momento.

Este ejercicio es muy simple y efectivo para todos, no debe durar mas de unos minutos, para un niño, eso es más que suficiente… 🙂

Les mando muchos besos y muchísima luz!

firma personal2

Anuncios

4 comentarios en “Como enseñar a nuestros niños a meditar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s